Manos con un regalo

El término brandformance ha ganado relevancia en el mundo del marketing y la publicidad en los últimos años. Se trata de una combinación de las palabras «branding» y «performance». Sabemos que todo esto te puede sonar confuso. Por eso, en este artículo, exploraremos qué es el brandformance, sus beneficios y qué tipo de contenidos se pueden incluir en una estrategia de brandformance.

¿Qué es el Brandformance?

El brandformance se basa en la idea de que el branding y el análisis de métricas (KPIs) no deben ser dos aspectos separados de la estrategia de marketing digital de una empresa. Así, se pueden crear campañas con contenido de calidad que transmita los valores de nuestra marca y, a la vez, se pueden trackear y medir KPIs de negocio de dichas campañas para asegurarnos de que nuestra estrategia está siendo efectiva y, por tanto, rentable.

Por ejemplo, se puede crear una campaña para publicar contenidos patrocinados en medios de comunicación y medir el tráfico, leads y/o conversiones que dicha campaña ha generado en la web de la marca.

Esto es una novedad porque, tradicionalmente, las empresas han invertido mucho dinero en construir su identidad de marca, pero a menudo han olvidado o les ha resultado difícil medir el impacto directo de estas inversiones. El brandformance busca cambiar esto al combinar estrategias de branding con métricas claramente definidas.

Beneficios del Brandformance

  1. Medición precisa del impacto: es la principal diferencia frente al branding tradicional. El brandformance permite a las empresas medir de manera más precisa cómo sus actividades de branding afectan a sus resultados comerciales. Esto significa que las empresas pueden identificar lo que funciona y lo que no, y ajustar sus estrategias.
  2. Contenidos a largo plazo: los contenidos creados bajo una estrategia de brandformance pueden generar resultados positivos durante mucho tiempo. Por ejemplo, un link a la web de una empresa incluido en un artículo en prensa o en un blog que esté bien posicionado a nivel de SEO puede seguir generando tráfico durante los meses posteriores a su publicación (y mejorando así el pagerank o autoridad de la web frente a Google).
  3. Optimización de recursos: al comprender mejor cómo el branding afecta al rendimiento, las empresas pueden asignar recursos de manera más efectiva. Pueden tomar decisiones informadas sobre cómo invertir en branding y cuándo hacerlo, en función de datos concretos en lugar de conjeturas.
  4. Aumento de la lealtad del cliente: a través de un contenido de calidad se puede generar una conexión emocional con la marca y es más probable que los consumidores se y se conviertan en clientes leales.
  5. No es intrusivo: frente a la publicidad tradicional, los contenidos de brandformance aportan calidad y no son percibidos por las audiencias como contenido publicitario, logrando un engagement orgánico y más efectivo que la publicidad tradicional

Cómo implementar el Brandformance

  1. Definir métricas clave: identificar métricas de rendimiento claras y específicas que se puedan vincular directamente a las actividades de branding. Por ejemplo: visitas a web, leads, ventas…
  2. Segmentar audiencias: comprender a quiénes se dirige la marca y personalizar las estrategias y temáticas del branding en consecuencia. Cada audiencia responderá de una forma diferente por lo que hay que crear contenido de branding de alta calidad que resuene con cada audiencia y refleje la identidad de la marca.
  3. Herramientas de seguimiento y análisis: utilizar herramientas de seguimiento y análisis para medir el impacto de las actividades de branding en las métricas de rendimiento. Google Analytics, por ejemplo, es una herramienta valiosa para rastrear campañas a través de enlaces UTM, tráfico web y conversiones.
  4. Evaluación continua: no se trata de configurar y olvidar. El brandformance implica una evaluación constante de las estrategias y su impacto en el rendimiento para ajustar las tácticas según sea necesario para lograr los mejores resultados.

Tipos de Contenido para el Brandformance

El contenido que se puede incluir en una estrategia de brandformance varía según los objetivos de la marca y la audiencia a la que se dirige. Algunos de lo más utilizados son los posts en blogs que abordan temas relevantes para la audiencia de la marca o los artículos patrocinados en medios de comunicación.

Los vídeos también son altamente efectivos para transmitir la personalidad de la marca y contar historias. Puedes crear videos que muestren el proceso de producción, testimoniales de clientes, entrevistas con empleados o contenido educativo relacionado con tu industria.

Conclusiones

En resumen, la clave del brandformance es asegurar que todo el contenido está alineado con los valores y la personalidad de la marca y que su impacto se puede medir en métricas clave de rendimiento, como tráfico web, leads, ventas y retención de clientes.

A medida que implementes estrategias de brandformance, es importante realizar un seguimiento continuo y ajustar tu contenido según los datos y la retroalimentación de la audiencia para lograr resultados óptimos.

📝 Laura Martínez Valero