pinkwashing

Hoy, como afectada hace ya más de 10 años, con la experiencia del acompañamiento como voluntaria en salud y con la visión avanzada de mi experiencia laboral en marketing 360, me permito redactar un alegato en los días previos al 19 de octubre, Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Mi alegato es simple pero importante y lo dirijo sobre todo a las empresas pequeñas y medianas empresas, que quizá por necesidad o falta de información no son conscientes de sus actos: evitar el pinkwashing y optar por un compromiso real. 

El origen del término se remonta a los años noventa, cuando la organización californiana Breast Cancer Action lo acuñó por primera vez para señalar a aquellas empresas que apoyaban la lucha contra el cáncer de mama, motivadas por el lavado de imagen y el lucro que suponía mostrarse como entidades socialmente responsables con las mujeres, pero sin acciones o compromisos concretos por la causa. 

Para quienes no estáis familiarizados con este término, pinkwashing es una estrategia de falsa Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o incluso Black Marketing en la que una empresa o entidad promociona productos, servicios o incluso su propia imagen asociándolos con la lucha contra el cáncer de mama, sin tener un verdadero compromiso o aporte significativo a la causa. En pocas palabras, utilizan el color rosa y la sensibilización en torno a la enfermedad como una herramienta para impulsar ventas o mejorar su reputación. 

La mercantilización de causas sociales es demasiado común y puede desnaturalizar el espíritu altruista de aquellas empresas y entidades que realmente se involucran en causas justas. Por eso, es importante saber identificar e identificarse, cuándo un proyecto social es real, o bien, sólo es un caso más pinkwashing. 

La concienciación sobre el cáncer de mama es mucho más que un lazo rosa o un logo teñido de este color. Se trata de vidas, de historias reales, de luchas diarias. Y para las empresas, se trata de una oportunidad para marcar una diferencia real en la sociedad, más allá de un mero gesto superficial. 

Buenas prácticas que conseguirán impacto real en la lucha contra el cáncer

  • Compromiso Transparente: Si decides colaborar con la causa, hazlo de manera transparente. Si un porcentaje de las ventas se destinará a una fundación o investigación, especifica cuánto y a qué entidad exacta. Tu audiencia valorará tu sinceridad y sentirá que realmente están contribuyendo. 
  • Educación y Concienciación: Más allá de una imagen rosa, comparte información valiosa. Postea sobre prevención, síntomas, historias reales. El SEO, bien aplicado, puede ayudar a que este contenido alcance a más personas, y de hecho, puede incluso salvar vidas. Una buena estrategia de palabras clave enfocada en salud, prevención y educación es beneficiosa para todos. 
  • Integración con la Comunidad: Participa activamente en eventos, charlas o actividades relacionadas. No se trata solo de donar dinero, sino de tiempo, esfuerzo y recursos. 
  • Productos de Calidad: Si decides lanzar un producto especial para la causa, asegúrate de que sea de alta calidad. La intención no debe ser únicamente vender, sino ofrecer algo que valga la pena y que esté alineado con el mensaje de cuidado y prevención. 
  • Evita la Explotación Comercial: Las personas diagnosticadas con cáncer de mama, sus familiares y amigos, no son un nicho de mercado. Son seres humanos enfrentando una situación compleja. Trata el tema con respeto y sensibilidad. 
  • Feedback: Interactúa con tu audiencia, escucha sus historias y retroalimenta tus acciones basándote en sus experiencias y necesidades. 

Día contra el Cáncer de Mama: una llamada global a la acción y concienciación

Recordemos que el Día contra el Cáncer de Mama es una llamada global a la acción y concienciación. Como profesionales y empresas, tenemos el poder y la responsabilidad de influir positivamente en la sociedad. El pinkwashing no solo puede afectar negativamente a la imagen de tu empresa, tus productos y/o servicios, sino que también diluye el mensaje esencial de este día: la prevención, detección temprana, los avances en investigación y el apoyo a quienes enfrentan esta enfermedad. 

Las estrategias de marketing con propósito y ética no solo benefician a la causa, sino que también construyen una relación de confianza con los clientes y consumidores. En un mundo donde la autenticidad es cada vez más valorada, el verdadero compromiso se traduce en lealtad y reputación duradera que te afianzarán en el mercado. 

Animo a todos los profesionales, las pequeñas y medianas empresas a unirse con un compromiso real a esta causa. No es simplemente una oportunidad de venta, sino una oportunidad para ser agentes de cambio en nuestra sociedad.  

Recuerda que las mujeres y hombres afectados de cáncer de mama no hemos sido, somos ni seremos princesas, héroes, ni valientes. Un diagnostico de cáncer es difícil de asimilar sea cual sea el color del lazo asociado. 

Por un 19 de octubre de autentico compromiso, solidaridad y empatía. 

📝 Eva María Nicolás